El Tren

Mediodía de un plomizo día de mediados de Junio. La gente va y viene, tienen sus asuntos y sus viajes. Caminan por el anden a la espera de que llegue su pasaje y poder ir a sus destinos. Están esperando a su tren.

Donde antaño se escuchaban los murmullos y quejidos de las locomotoras a vapor hoy queda el zumbido de la maquinaria eléctrica en el momento que parte el tren. Ya no quedan acomodadores o mozos para llevar el equipaje. Pero la esencia de los viajes en tren sigue siendo la misma. Dejamos el paisaje tras las vías, vemos como nos alejamos del pasado. El campo lo dejamos tras nuestros pies y tenemos presente la distancia real a la que se encuentran las cosas. Distancia que hay que recorrer paso a paso. Sin quererlo, vemos pueblos y personas que parece que solo están ahí en el momento que pasa nuestro tren. Apenas tres casas, un cobertizo y una estación perdida. El tren es su vida.

Continuar leyendo “El Tren”