Es una aversión existencial  hacia una ética simulada, la doble moral e hipocresía instaurada en la educación y embuída en la sociedad. Todo ello esta ahí para ocultar una verdadera decadencia moral y singular medianía de todo aquel que sin abrir los ojos, sin plantearse ni tan siquiera unas de estas cuestiones referentes a su vida, vive.