Respuesta – España es un país de trinchera

El post de hoy es un poco diferente. Quiero mostrar una respuesta que recibí de un buen amigo ayer a raíz de un post en el que hablaba de sí “España es un país de frontera” y no quiero perder la oportunidad, con tu permiso, de postearla aquí. Espero que os guste y os haga reflexionar lo mismo que a mi.

Continuar leyendo “Respuesta – España es un país de trinchera”

Tienen miedo

– A veces me pregunto por qué nadie nos enseña a pararnos a pensar si realmente estamos cumpliendo el sueño de nuestra vida. Por qué sólo interesa convertirnos en autómatas, donde no hay cabida para invertir el tiempo en aquel viaje necesario donde preguntarnos qué es lo que realmente queremos. Continuar leyendo “Tienen miedo”

Es una aversión existencial  hacia una ética simulada, la doble moral e hipocresía instaurada en la educación y embuída en la sociedad. Todo ello esta ahí para ocultar una verdadera decadencia moral y singular medianía de todo aquel que sin abrir los ojos, sin plantearse ni tan siquiera unas de estas cuestiones referentes a su vida, vive.

Torres Madrid

Pequeñas consecuencias de un hasta luego

Un hasta luego es aquel momento en el que todo parece más intenso.

Madrid, aquel deseo tan anhelado, vuelve a oler a Madrid en verano. Poco a poco, con el paso de los meses y los años, era como si le hubiesen robado ese olor. Los olores de repente huelen más. El café de por la mañana ha recobrado ese sabor que tenía el primer día y poco a poco había ido perdiendo. Compartir ese pequeño rato mientras te lo tomas, esas pequeñas charlas para arreglar el mundo vuelven a ser el momento más importante del día. Poner un pie en la Universidad es otra vez distinto, no como en aquellos días de primero, pero distinto. Todo lo que había ido perdiendo significado da señales para avisar de que está ahí. Esa carrera por el parque Santander sigue siendo tan meritoria e increíble como en aquel Septiembre de hace cuatro años.

Continuar leyendo “Pequeñas consecuencias de un hasta luego”

El Tren

Mediodía de un plomizo día de mediados de Junio. La gente va y viene, tienen sus asuntos y sus viajes. Caminan por el anden a la espera de que llegue su pasaje y poder ir a sus destinos. Están esperando a su tren.

Donde antaño se escuchaban los murmullos y quejidos de las locomotoras a vapor hoy queda el zumbido de la maquinaria eléctrica en el momento que parte el tren. Ya no quedan acomodadores o mozos para llevar el equipaje. Pero la esencia de los viajes en tren sigue siendo la misma. Dejamos el paisaje tras las vías, vemos como nos alejamos del pasado. El campo lo dejamos tras nuestros pies y tenemos presente la distancia real a la que se encuentran las cosas. Distancia que hay que recorrer paso a paso. Sin quererlo, vemos pueblos y personas que parece que solo están ahí en el momento que pasa nuestro tren. Apenas tres casas, un cobertizo y una estación perdida. El tren es su vida.

Continuar leyendo “El Tren”